Jugar con el bebé

alt

Jugar con el bebé

Es posible hablar de juego en el primer año?


Algunos dicen que jugar, lo que se dice jugar no…

Otros hablan ya de juego ADENTRO DE LA PANZA…que se describen intenciones

de juego incluso con el cordón como juguete!!!

alt


Cuál es nuestro Rol como papás en esta estimulación primera?alt

Juego Intrauterino

La comunicación a través del sonido es probablemente una de las vías mas desarrolladas del bebe. Ya desde la semana 24 de su gestación, su desarrollo auditivo le permite el acceso a los sonidos y nos muestra respuestas, con movimientos de su cuerpo o modificaciones de su frecuencia cardiaca. El bebe desarrolla su memoria con estímulos de la vida prenatal, que mejor estimulo que la voz de su madre o de su padre, para recordar y disfrutar de la seguridad que de ellas emanara, cuando las escuché una vez nacido.

Por esto todos nuestros sonidos intracorales y los que vayan llegando de afuera empezando por la voz de la mamá, van a ir forjando las primeras reacciones a estímulos.

Al bebé en la panza se le puede hablar, cantar, acunar si bailamos, inducirlo a relajarse si tomamos una clase de Yoga…o de danza…el juego ya empieza cuando aún nadie sabe quién es ese hijo!

Se han hechos trabajos a nivel ecográfico que certifican momentos de Juego claramente diferenciados de otros de no actividad flotando en el líquido amniótico, o de sueño.

Juego al recién nacer

Durante su primer trimestre de vida, el bebé desarrolla fundamentalmente su visión, su audición y su tacto. Es importante establecer contacto visual y corporal con él. Le gusta escuchar mientras le hablan o le cantan dulcemente meciéndole y mirándole a los ojos. Las sonrisa, los gestos, las vocalizaciones afectuosas..., dentro de su campo visual, harán que pronto los imite. Adora cuando los demás se le acercan haciendo muecas. Los masajes, sobre todo en sus manos, y las caricias con los dedos u objetos suaves también fortalecen los lazos afectivos y le proporcionan seguridad.

Juegos con el bebé de 3 a 6 meses

alt


Durante el segundo trimestre ya realiza un montón de acciones y emite gran variedad de sonidos. Si lo imitamos repetitivamente y le damos el tiempo necesario, el niño pronto responderá y comenzará un verdadero diálogo. Disfruta con juegos cortos e iterativos que desembocan en unas agradables cosquillas, trotar sobre las rodillas de sus padres o experimentar vaivenes y zarandeos al son de una canción (Arre caballito, Aserrín).

Le gusta tener libertad de movimientos (cambiar de posición, hacer giros, alcanzar objetos, etc.) y compartir con sus padres estos logros. Sus caricias, abrazos, aplausos y jaleos afianzan su autoestima y refuerzan el vínculo afectivo que le permitirá más adelante separarse de ellos sin grandes dificultades.


Ya se sienta!

altEn el tercer trimestre comienza a interesarse por su entorno y empieza a comprender que las personas y los objetos existen aunque no los pueda ver, por lo que le divierte quitarse un pañuelo que le cubre la cabeza cuando le preguntan ¿dónde está Claudia?... ¡Aquí! (te veo, cucú...¡trás!) o buscar un objeto que hemos escondido en su presencia. Disfruta con actividades que implican ida y vuelta, como dar o tirar objetos para que se los devuelvan, comprobando su poder sobre las cosas... y también sobre sus padres. Le siguen gustando las canciones mimosas y los juegos de gestos y sonidos. Continúa su madurez motora y le complacen todos los juegos en los que haya que utilizar el cuerpo: gatear, girar, sentir el peso de su cuerpo saltando sobre sus pies mientras el adulto le mantiene erguido, vivir la sensación de equilibrio-desequilibrio cuando es acercado y alejado de nuestra cara, al apoyarle boca abajo sobre nuestras piernas flexionadas estando tumbados boca arriba. ¡Todo un parque de atracciones!

Esta por gatear y caminar!!!


Juegos para el bebé de 9 a 12 meses

En el cuarto trimestre ya tiene habilidades suficientes para pasar a la acción y descubrir el mundo. Le gusta cualquier tipo de juego que implique movimiento y contacto. Como siempre, sus padres son su mejor juguete. Hacer carreras a gatas por el pasillo, jugar al que te pillo o subir por el cuerpo de papá como si fuera una montaña. También le fascina vaciar recipientes que hemos llenado de objetos, tirar las torres que le construimos o devolver rodando una pelota que le hemos lanzado. Es muy estimulante ver cuentos juntos, mientras escucha al adulto nombrar los objetos o emitir onomatopeyas que él trata de repetir. También le gustan los juegos de manos y dedos que contienen rimas y que suelen acabar en cosquillas en su cuello o su tripita (Éste encontró un huevo, éste...). Su mayor coordinación le permite moverse al son de la música, aprender el juego de palmas, palmitas y hacer ruido de forma intencionada con todo lo que pilla: ¡podríamos formar una orquesta!


Gracias a CONMISHIJOS.com por contribuir con parte de este materia!










EDITORIAL

NOTA DE TAPA SER Sustentable Por María Soledad Riestra

EMBARAZO Hemorragias durante el embarazo Por Dr. Guillermo Poli

PAREJA Erotismo en casa Por Adriana Penerini

PARA EL ALMA Palabras grávidas

ENTREVISTA Gabriela Arias Uriburu Por Adriana Penerini