Número 7
AFUERA DE LA PANZA - Lic. Adriana Penerini - Psicóloga *
Menàge a Trois

¿Está bien incluir a nuestros hijos en la cama grande? ¿Hasta dónde es sólo placer? ¿ Es bueno compartir del todo los espacios de la pareja? ¿Puede ser perjudicial? Acá les damos respuestas para tantas preguntas, que más de una vez nos quitan el sueño.

 

¡A LA CAMA!
Cuando nuestro bebé nos aparece con su carita única y su olorcito peculiar, con sus formas tan perfectas, es difícil separarnos de él.
Si el bebé se ha dormido, generalmente luego de mamar con fruicción, es aún más difícil no caer en la tentación de dejarlo entrar - así como lo dejamos entrar en nuestra vida - en nuestro lecho, que hasta ahora no había alvergado otras pasiones, que no fueran las de nuestro amor. De ahí suele pasarse a otras instancias y esto que se inició como quien roba un postre y lo come a hurtadillas, puede ser el origen de algunas disputas de pareja y a veces, la causa de una catástrofe familiar que dura años.

¿QUIÉN TIENE LA VERDAD?
Este tema de la "cama familiar" no sólo ha desvelado a muchos padres y a muchos niños entre patadas y toses, sino que ha sido el eje de discusiones profesionales que especialistas e Instituciones del mundo han llevado por mucho tiempo.
Aquí queremos compartir con ustedes algunas conclusiones de estos foros - sin duda dispares unas de otras - para echar un poco de luz a la oscuridad de estas noches tumultuosas.
En 1999 la Comisión de Seguridad de Productos de Consumo de los Estados Unidos recomendó mediante una circular que los padres deberían evitar que los bebés duerman con ellos ya que citaban una investigación que indicaba el aumento del Riesgo de Muerte Súbita por sofocación.
La Liga de la Leche Internacional en el mismo año dio a conocer un estudio que demuestra que dormir juntos, permite regular los patrones de sueño del bebé y su madre ayudándola a ésta a estar más receptiva.
En el New York Times una carta de la psicóloga Penélope Leach -autora del libro tu bebé y tu niño- afirma que tres estudios realizados en EE.UU, Nueva Zelandia y Gran Bretaña no reportan riesgos asociados directamente a la "cama familiar".
Casi todas las culturas del mundo tienen por costumbre que los bebés duerman con un adulto. Como hace referencia Meredith Small en su libro "Nuestro bebé, nosotros mismos" en un estudio comparativo realizado en 186 sociedades no industrializadas actuales, el 67% duerme a sus bebés con alguna compañía y nadie duerme a su bebé en un cuarto separado hasta luego del primer año.

La investigación del Pediatra James McKenna de USA, afirma que se establece una sincronización entre las respiraciones de la mamá y el recién nacido lo cual podría constituirse en un antídoto contra el Síndrome de la Muerte Súbita, para aquellos bebés que tengan, algún riesgo especial.

MORALEJA
Las opiniones están divididas.
Para algunos es una panacea y para otros poco menos que un atentado contra nuestros propios hijos. Ni tan blanco ni tan negro.
Consideramos que siempre existieron "modas" en Pediatría. Tratemos entonces de usar nuestro instinto. Hagamos nuestra propia melànge, BEBÉ A BORDO cree en PADRES que SABEN más de lo que sospechan, y que si no lo saben, lo inventan con creatividad y singular amor. Invitemos a nuestros hijos de vez en cuando, ayudémoslos también a que vayan desarrollando su propia intimidad. Recobremos nuestro espacio para el placer de a dos.

Lic. Adriana Penerini
Psicóloga
Especialista en maternidad paternidad y crianza
Directora de Bebé a Bordo
Autora de la aventura de ser mamá
Nuevo Extremo. Tercera Edición.
Para contactarse
adrianapenerini@bebeabordo.com.ar

<< Anterior