Por Lic. Adriana Penerini -Psicóloga
Post-parto:
Un tiempo para mi

Magalí Polak y su mamá
Desde que el bebé nació pasaron muchas cosas. Todo fue muy rápido.
Respondiste a todas sus urgencias. Sus pedidos, sus llantos Trataste de cumplir con el rol de mamá lo mejor posible y lo lograste

Pero te falta algo y la frase que se impone es :
"Necesito un tiempo para mi"

De a poco

No hace falta hacer de todo y desde un principio.
Tampoco hace falta dejar de hacerlo todo.
Es bueno reencontrarse con una misma.
De a ratitos aunque sea. Sin grandes expectativas.
Una vez que registres la necesidad de tener un espacio propio y exclusivo nuevamente, apostá a eso.
Tratá de armarlo, de inventarlo y de sostenerlo.
No te sientas mal por añorar viejas cosas o actividades que dejaste, o tu trabajo, o compañeros o amigas que ya no ves.
Los varones vuelven en general a su rutina a los dos o tres días después del nacimiento, las mujeres ven cambiada su vida cotidiana, en un cien por ciento de los casos, casi totalmente.
Se puede reaccionar antes de que esa tristeza se apodere del ánimo, se pude respetar algunos momentos, donde no todo esté ocupado por la teta, los pañales, y el bebé.
La propuesta de esta breve columna es que te animes a afrontar esta necesidad y a hacer algo, no importa bien qué, sin sentirte en falta.
Sin sentir que por tener la sola idea, estás restando calidad a tu función materna, o a la de mujer, o a tu pareja.

Se puede armar un nuevo equilibrio y estar más plena.

Si te preocupa tu aspecto hacé algo con eso, visitá la peluquería o cambiá en casa el color de tu pelo o dedicate un rato a limarte las uñas o pasá -aunque duela- por la casa de depilación; si te preocupa tu cuerpo cuidalo de otra forma, iniciá un grupo de gimnasia , si es especial para mamás recientes, mejor.
Si te preocupa tu ánimo retomá tu terapia, o iniciá una, o integrá un grupo de reflexión para mujeres que tuvieron un bebé…
Hay muchas cosas para hacer, solo hace falta animarse.
Si te sentís bien con vos misma, todos se sentirán mejor, incluso tu bebé.
No pospongas más esa decisión.
Y como dice Serrat: "Hoy puede ser un gran día."

Lic. Adriana Penerini
Directora editorial