Por el Dr.Ricardo Danielle Obstetra
¿PARTO DESPUES DE CESAREA?

Que “no tiene nada que ver”, que “no es prudente”, que es “correr un riesgo innecesario”, estos son algunos de los comentarios más frecuentes.
Bebé a Bordo se propuso en esta nota, derrivar algunos mitos, y acercarse a datos concretos en torno a la posibilidad de un parto luego de una cesárea.


La pregunta frecuente

Doctor: -“Mi primer hijo nació por cesárea.
¿Necesariamente mi próximo hijo nacerá por cesárea?.”

Frecuentemente escucho esta pregunta en mi consultorio.
En 1916 se propuso en EEUU la norma de “una cesárea, siempre cesárea”. Esta aseveración sigue siendo sostenida por distintos grupos u obstetras en forma individual
La cesárea anterior como causa de cesárea es en la actualidad el motivo principal de la indicación quirúrgica, incrementando en forma geométrica su frecuencia.
Con este motivo se realizan trabajos en distintas instituciones, tratando de evaluar el riesgo materno-fetal de un trabajo de parto, en pacientes que ya tenían una cesárea.
Supuestamente, el riesgo mayor sería la rotura uterina producida por las contracciones en la cicatriz de la cesárea anterior, y las consecuencias de esto sobre la salud fetal y la de la madre.
Los resultado de las estadísticas realizadas fijan este riesgo entre 0 y 0,7 %, lo que es mínimo, en un centro de atención con los medios necesarios, y teniendo en cuenta que la rotura, es una posibilidad aún en un trabajo de parto normal en pacientes sin cicatrices uterinas.
A partir de estas consideraciones, me encuentro en situación para responder a mi paciente:

-“Con las condiciones adecuadas tiene aproximadamente el 50 % de posibilidades de tener su próximo parto por vía vaginal.”


Tomar la decisión
La decisión de iniciar y continuar con un trabajo de parto normal debe ser tomada en conjunto por el obstetra y la madre.
Puede ser que su obstetra no sea partidario de un parto vaginal luego de cesárea, en base a su experiencia, a estudios consultados , o a las conductas habituales del centro en que se formó, lo que de ningún modo es criticable.

Puede ser también que usted como paciente, no esté convencida de pasar por un trabajo de parto, sin saber si finalmente culminará por vía vaginal, o puede haber tenido una buena experiencia en su cesárea anterior y no está dispuesta a experimentar nuevas situaciones.
Por esto, las primeras consultas deben estar destinadas, además de al control del embarazo, a concensuar entre ambos, la conducta a seguir en el momento del parto.
Con frecuencia el obstetra le solicita firmar el “consentimiento médico informado” en el cual se ponen de manifiesto las condiciones obstétricas actuales, las posibilidades terapéuticas (distintas formas de terminación del parto), posibles riesgos derivados de la conducta a tomar, respuestas a las preguntas por usted realizadas, y su afirmación de que comprende todo lo anteriormente analizado.
Este consentimiento no releva al profesional de actuar con toda su idoneidad y solicitud, pero legalmente es importante y no debe actuar como un elemento de disuasión.
Al ingresar al sanatorio nuevamente firmará un formulario ad hoc, con los mismos datos.

 

Siguiente >>