Número 13
EMBARAZO
Prof.Rosana Ortega*

Gimnasia del piso pelviano...

A veces no sabemos dónde queda.
Estudiamos en anatomía o lo oímos por ahí.
Pero este es el momento de conocer el cuerpo en profundidad.
El piso pelviano se puede entrenar?

 

Consideramos prioritario trabajar el piso pelviano durante la gimnasia de
pre y post parto, como así también durante toda la vida.

Ya en el post- parto
En el trabajo de parto el perine, debe soportar un importante estiramiento,
por lo cual es importantísimo comenzar lo antes posible con algunas
ejercitaciones especificas para facilitar su recuperación, volviendo al tono
habitual. Es normal que puedan sentirse algunas molestias, pero no es motivo
para suspender los ejercicios, que se aliviaran respirando correctamente con
una respiración profunda.
En los ejercicios de contracción del piso pelviana, se combina el movimiento
de varios músculos, y es importante no contener la respiración al
realizarlos, que como dijimos anteriormente evitará dolores innecesarios.
Para la ejecución correcta de estas ejercitaciones, hay que tener
"visualizado" el piso pelviano, ya que es muy común realizar la contracción
con otros grupos musculares, como glúteos y abdomen.
La gran ventaja de la mamá reciente es que estos ejercicios, conocidos con
el nombre de Kegel exercises, , no le llevarán mucho tiempo, ni necesitan
mucha preparación previa, los podrá hacer en cualquier lugar y en cualquier
momento, asegurándose una pronta mejoría y de continuarlos, una mayor
plenitud sexual, y una madurez sin problemas de incontinencia, tan
indeseados por todas las mujeres.

*La Prof.Rosana Ortega esta a cargo de diferentes grupos de Gimnasia Yoga para embarazada y Post-parto de Bebé a Bordo.
Está a cargo también del sistema de Delivery dando clases para futuras mamás y/o papás a domicilio.
Si querés comunicarte con ella envianos un mail a contacto@bebeabordo.com.ar que recibirás su respuesta
Posicionamiento web del sitio Bebe A Bordo por 1-posicionamiento.

   

Dónde queda?
Piso y pelviano, son las palabras más escuchadas por las alumnas, futuras mamás, y las más nombradas por las profesoras a cargo de las clases de gimnasia para embarazadas. El piso pelviano es casi el protagonista de la mayoría de los ejercicios. El término piso pelviano sugiere la idea de base de sustentación, ubicado en la parte inferior de la pelvis, (anillo óseo formado principalmente por el
sacro, los huesos ilíacos y el coxis) brinda apoyo a las estructuras alojadas en el bajo vientre tales como intestinos, útero y vejiga. Formado por fibras musculares que se ubican alrededor de tres orificios o esfínteres, el vaginal y uretral por delante y el anal por detrás.
Para ubicar mejor el área pensemos en la musculatura que hay entre las piernas, la cual rodea los tres orificios mencionados formando una figura en forma de 8.
Esta descripción nos permite reconocer que su función se lleva a cabo en forma conjunta, por las diferentes partes que la componen, y por tanto, no podemos contraer un esfínter manteniendo relajado el otro, este hecho habrá de permitirnos desarrollar ejercicios que refuercen el área, concurriendo a
desarrollar una base de sustento firme para las estructuras abdominales.
La concientización de la región pelviana, una zona tan tabú del cuerpo femenino, y a su vez un área tan preponderante a lo largo de la vida, tiene una importancia fundamental en la preparación para el parto; si bien es sencillo estimular voluntariamente esta zona, su desarrollo no es contemplado por ninguna disciplina gimnástica de las que son más comunes, siendo el piso pelviano, específicamente, omitido en la mayoría de las clases de preparación física. Una de las pruebas de ello es la que nos ha brindado nuestra experiencia de dar clases, donde muchas mamás nos comentan que es la primera vez que trabajan ese área, que poseían poco o casi ningún registro de esa parte del cuerpo, y en las primeras clases han sentido los movimientos pélvicos de ajustar y relajar dicho piso, como extraños.

Funciones del piso pelviano:
… Sostener los órganos pelvianos: útero, vejiga e intestino.
… Resistir los incrementos de presión que se suscitan en la cavidad abdominal, como ser la risa, la tos, el estornudo y el pujo en su segunda fase de trabajo de parto.
… Promover un control de los esfínteres que lo forman, anal, vaginal y uretral.

Es factible identificar el uso de esta musculatura durante los exámenes ginecológicos, en los cuales es posible sentir una contracción vaginal inmediata a raíz de la penetración para la palpación del canal de parto, durante la relación sexual en la que es aprisionado el pene, como medio para aumentar el contacto y placer, o al vaciar la vejiga momento en el cual debemos relajarla.

Ya en el parto
Visualizar su importancia al momento de la segunda etapa del trabajo de parto, donde se debe producir la mayor relajación de esta zona de manera de facilitar el pasaje del bebé, es poder comprender el valor de su función en un parto natural, no traumático.
Por ende, como consecuencia de su estimulación, obtendremos una mejor circulación en la zona que habrá de contrarrestar los efectos congestivos propios de la interrupción del flujo sanguíneo durante el encaje y el desplazamiento de la cabeza del bebé a través del canal de parto, efectos éstos que dan lugar en el pos parto a una recuperación lenta, y a la aparición de hemorroides o a la incontinencia.

 
<< Anterior