Número 16
AFUERA DE LA PANZA Por Paula Landen*


Criar con seguridad y placer
Hay muchas maneras de recibir a nuestros hijos, muchas formas diversas de criarlos, en esta nota Paula Landen, quien está a cargo de los Seminarios y Talleres de Shantala en Bebé a Bordo, nos cuenta por qué el contacto, puede ser una buena opción.

Salir afuera : aprender el mundo
El bebé crece y se mueve en el mar de la placenta, se mece.
El vientre que lo alberga -su primera casa- es la más segura.
Allí el equilibrio es perfecto.
No sabe aún del día y la noche, sabe apenas de la cultura que lo espera.
Los intercambios con la madre son a través de la sangre, de la voz y de los ritmos.
Un día la casa le queda pequeña, él ha crecido lo suficiente para salir a conocer otro mundo.
La panza se endurece, y para el bebé son abrazos de despedida, dos fuerzas se unen y una puerta se abre.
El torrente fluido lo ayuda a salir.
Afuera, todo es... diferente.
Todo debe aprenderse… y son tantas tantas cosas…inimaginable para el adulto que sabe de la vida.
¿Quién soy? ¿Cómo sos?
Mamá y bebé comienzan a reconocerse:- se miran, se huelen, se escuchan, se comunican en el cuerpo a cuerpo.
Se inaugura el encuentro en esta nueva casa , los brazos, el pecho de la madre, los cuerpos, el amor, la piel .
Tal vez no creamos que el bebé se pregunte quién es él, pero es necesario contarle.

Decir desde la piel
En Occidente nuestras relaciones interpersonales se construyen fundamentalmente con los materiales de la voz, la palabra y la mirada.
También está el contacto, no podría decir "el tacto".
Tocar significa siempre ser tocado, y esta circularidad es comunicación.
Cuando la madre toca a su bebé le dice que él está allí y allí también ella para cuidarlo, para presentarle el mundo del cual el bebé aún no se ha diferenciado.
La piel, primer ropaje del ser humano es espacio vital de comunicación.
Qué percibe el bebé a través de la piel?, el afuera: brazos, cuna, teta; también registra la temperatura, las sensaciones de dolor, de placer, las texturas, la vibración de lo sonoro, las emociones maternas, su estructura interna y externa, sus formas, su geografía y sus fronteras.
Reconocer y saber acerca del propio cuerpo es una larga conquista.
El masaje, como otros contactos, le ayudan al bebé a conocerse a sí mismo, y a relacionarse con los demás con seguridad.
Cuando la madre - el padre masajean al bebé estimulan todas las funciones vitales del organismo, como lo hace cualquier mamífero al tener a su cría - sabia naturaleza.
A través del masaje se estimula el sistema nervioso, respiratorio, gastrointestinal, endócrino, circulatorio linfático e inmunológico.
Llegar a un mundo lleno de estímulos sin la capacidad adecuada de recibirlos y ordenarlos, resulta para el bebé muy estresante.
Consideramos que el stress sólo afecta al adulto, sin embargo los estudios han demostrado que también pueden padecerlo tanto bebés como niños, revelándose a través de síntomas tales como: irritabilidad, trastornos de sueño, de alimentación , estados de ánimo extremadamente variables , dificultades de atención.
A través del masaje, el bebé puede relajarse y conciliar mejor el sueño.
El sueño profundo es el momento de procesar y elaborar la información recibida durante la vigilia, luego, los aprendizajes se capitalizan y el bebé - niño se encontrará más apto para seguir aprendiendo, e interactuar tanto con las personas, como con los objetos.
Durante las horas de descanso además, las hormonas de crecimiento se ponen en funcionamiento.
Investigaciones realizadas en Estados Unidos han demostrado el gran beneficio en bebés prematuros, aquellos bebés que han sido masajeados, ganaron peso rápidamente y se recuperan del stress vivido durante la internación en la Unidad de Cuidados Intensivos neonatales. (UCIN)
Son muchos los beneficios que el Masaje Infantil puede brindar, si los papás lo implementan con asiduidad, respeto y amor; sin imponer ni imponérselo como una obligación o la administración de un medicamento.

 

Las madres de Occidente suelen esperar que se les indique y autorice desde el afuera cómo criar a sus hijos, es que el instinto materno estará extinguiendose?
Lo que afirmo no es una crítica sino el enunciado de una realidad.
Las madres, de alguna forma sabemos serlo, solo debemos recuperar lo que nunca se ha perdido, solo adormece en cada ser femenino.
Las madres necesitan preguntar y encontrar respuestas por parte de los profesionales, preguntas sencillas por ejemplo: "En qué momento del día es mejor ofrecer el masaje?"
Mucho podemos aprender de otras culturas aunque siempre es importante y necesario realizar ciertas adaptaciones a lo que nos resulta propio y familiar.

 
 

¿Cuáles son los beneficios del Masaje para bebés y niños?
- Enriquece y afianza el vínculo entre padres e hijos
- Es relajante y colabora en apaciguar conductas de irritabilidad y llanto
- Mejora el sueño
- Reduce sensaciones de dolor
- Ayuda a bebés con cólicos y estreñimiento, evitando la ingestión de medicamentos o supositorios
- Si el masaje verdaderamente se convierte en un diálogo, el bebé se vuelve más atento y vivaz

¿Cuándo comenzar?
Si bien se puede comenzar desde recién nacido , una vez que se haya caído el cordón, el primer período es un tiempo de gran adaptación para los padres y para el bebé, es tiempo de construir los ritmos, de decodificar un lenguaje nuevo.
Entonces respetando ese primer período, si no hay urgencias de por medio, o no es un bebe prematuro o con necesidades especiales, recomiendo comenzar desde el mes y medio aproximadamente, a explorar y disfrutar del masaje.

¿Qué se necesita?
Temperatura ambiental natural o cálida.
El uso de los aceites naturales facilitan el deslizamiento de las manos que masajean y hacen que las sensaciones recibidas sean más placenteras.
Es recomendable aceite de: almendras, coco, sésamo ó caléndula.
Elegir una postura cómoda y un espacio reducido en estímulos exteriores.

¿Cuál es el origen del masaje infantil?
En Oriente, especialmente en India y China, desde hace siglos las madres masajean a sus bebes y niños, incorporándolo a los cuidados básicos de la crianza.
Esta práctica se transmite de generación en generación de manera que no existen escuelas ni cursos de Masaje. Tampoco se preguntan y cuestionan para qué, cómo y por qué. Las madres han sido masajeadas y han visto masajear a sus hermanos y los hermanos mayores lo hacen con los más pequeños.
Actualmente el Masaje para Bebés en Occidente se está incorporando como pauta de crianza.
Cada vez son más pediatras que lo recomiendan por sus valiosos beneficios, y porque es realmente sencillo aprenderlo e implementarlo.

Paula Landen
Psicomotricista
A cargo de los Seminarios y Talleres de Shantala en Bebé a Bordo
Si querés contactarte con ella envianos tu mail a bebeabordo@bebeabordo.com.ar

<< Anterior