Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Número 19 N U T R I C I Ó N Lic. Susana Zurschmitten (*)


Para "llenarnos la panza" como dicen por allí, podríamos consumir cualquier cosa, indiscriminadamente, y sin fijarnos demasiado en si tiene propiedades positivas para la salud o no…
Sin embargo entendemos que nutrirse es otra cosa, mucho màs seria y comprometida que solamente COMER…
Es sano, si no es divertido???
Por la Lic. Adriana Penerini
Psicóloga

Sin que se transforme en una obsesiòn -como ya ha pasado al punto de tener un nombre como una nueva patologìa que afecta especialmente a mujeres ortorexia*- el intento de consumir alimentos ricos en nutrientes o en su defecto bajos en toxinas, es un buen intento.
Sobre todo cuando de una como mujer que "maneja" la cocina, depende la salud presente y a futuro de toda la familia.
Considero que la buena o mala alimentaciòn es bàsicamente un tema que puede abordarse desde el conocimiento.
Por supuesto estàn el gusto y las ganas, y los recuerdos que tal o cual ingrediente nos puede traer por màs que no sea del todo "sanito", …no sè`… el sandwichito de jamón y queso que me hacìa mi abuela Yolanda o el caldo de cubito que, ya màs "moderna", hacìa ,reemplazando al puchero, mi abuela Haydèe…
Sin embargo conocer las propiedades de cada alimento, las vitaminas que contiene o los procesos que estimula es interesante, no tan complicado de aprender, y un buen aliado a la hora de hacer las compras.
La salud de nuestra familia toda comienza en el changuito del supermercado y si son curiosos podràn adivinar al solo observar ese detalle, què cosas privilegia una mujer o un varòn en su alimentaciòn y su cuidado a la hora de comprar.
La idea es conocer, saber elegir, darse gustos con una frecuencia aceptable, cuidar que haya un equilibrio entre lo "bueno y lo malo" que comemos…
Si nos trae un buen recuerdo, nos da placer, nos convida un amigo, nos parece afrodisìaco o etc etc etc…no deberìamos abandonarlo. La idea es estar sanos, pero no lo estarìamos si SUFRIMOS para eso.
Hay un dicho que me encanta que dice "Ni pelado ni con dos pelucas" , un buen consejo a la hora de redefinir nuestros hàbitos alimentarios, si no podrìamos enfermarnos de no querer enfermar, y eso tambièn es un problema.
Cuidarnos como signo de amor hacia nosotros mismos, y hacia los que nos rodean, ese es un buen camino.
Pero ojo…sin exagerar!!!


Comer o nutrirse?

Cuando se habla de salud, con frecuencia no se piensa en la comida diaria. Sin embargo, son sus componentes, pequeñísimos ingredientes, los que van formando el cuerpo. Las células se construyen diariamente a partir de los nutrientes, y son éstos los que determinan la calidad de la sangre.
Según qué alimentos se elijan, se está ayudando al cuerpo a depurar toxinas, quemar grasas y evacuar los deshechos, o por el contrario, se lo está obligando a trabajar con elementos de bajo valor nutricio y alto poder congestionante.
Si esto se continúa a lo largo del tiempo, se van generando depósitos de ácido úrico, colesterol, grasas, y toxinas en general que llevan a aumentos de peso, disminución de las defensas y distintas enfermedades.
La alimentación está siempre condicionada por las características personales (edad, sexo, forma de vida, estado de salud, actividad, período en curso: por ejemplo embarazo, lactancia, menopausia), etc. Sin embargo, se pueden mencionar algunas pautas generales para mejorar el estado nutricional.

XENOBIÓTICOS???
"Mejor perderlos que encontrarlos"…

Ya hemos mencionado en notas anteriores los alimentos que contribuyen a nuestra salud.
Esta vez nos dedicaremos a lo que en naturismo llamamos xenobióticos, o sea las sustancias químicas, que, en exceso, perturban el buen funcionamiento de los órganos y sistemas. Estos dejan residuos que pueden, si no se eliminan adecuadamente, provocar malestar y enfermedad.
Los aditivos son, en algunos casos, necesarios para poder mantener la forma, la asepsia y el sabor de los alimentos. El exceso de ellos es lo que condiciona nuestra salud. En primer lugar, es importante conocerlos:
Los antioxidantes, colorantes y aromatizantes preservan a los alimentos de las alteraciones químicas o biológicas.
Los saborizantes, resaltadores del sabor y edulcorantes artificiales modifican las características organolépticas (sabor, aroma).
Los estabilizantes, emulsionantes, espesantes, gelificantes, humectantes, mejoradores, leudantes químicos y anti-apelmazantes mejoran las características físicas, o sea el aspecto, la consistencia, turgencia, etc. del alimento.
Los reguladores de la acidez, acidificantes y gasificantes , mejoran las características del producto o corrigen sus defectos.

Estas sustancias son de difícil metabolización, sobrecargan el trabajo del hígado y del riñón, acidifican la sangre y con frecuencia quedan almacenados en los tejidos, ante la imposibilidad del cuerpo de expulsarlos.
Para evitarlos, es conveniente prescindir de los alimentos semipreparados y muy industrializados (enlatados, chacinados, salchichas, fiambres, jugos artificiales, gaseosas).

Los fiambres
Contienen sal, nitratos y nitritos como conservantes. Se sabe por ejemplo que estas sustancias, si se consumen con frecuencia, aumentan el riesgo de cáncer.
Los jugos y gaseosas
Contienen colorantes, edulcorantes, ácidos abundantes, neutralizadores de la acidez, saborizantes. Entre otros efectos en la salud, disminuyen las defensas e irritan las mucosas gastro-intestinales.
Las galletitas
Contienen grasas trans y reguladores de la acidez. Las grasas trans aumentan el colesterol y las respuestas inflamatorias en el organismo.
Los caldos instantáneos
contienen resaltadores del sabor, y colorantes. Estos son poderosos irritantes de las mucosas.
Y todos ellos sobrecargan al hígado por el trabajo de neutralización que le demandan, y al riñón al aumentar considerablemente los elementos a eliminar.
Pareciera ser entonces que no podemos comer nada de lo que nos ofrece el supermercado!
No debemos olvidar que somos parte de esta cultura, y por lo tanto, es imposible no participar de ella en un tema que nos ocupa tanto como la alimentación, ya que necesitamos comer diariamente para mantener la vida.
Por lo tanto, es aconsejable conocer a los alimentos, y elegir adecuadamente.
El exceso es, en definitiva, lo que perjudica.
Muchos de estos alimentos que consumimos diariamente, con alto contenido de sustancias químicas, pueden ser fácilmente reemplazados por otros más saludables.

 

*ORTOREXIA
Se entiende por ortorexia la obsesión patológica por la comida biológicamente pura. Las víctimas de esta enfermedad sufren una preocupación excesiva por la comida sana, convirtiéndose en el principal objetivo de su vida. Podría decirse que es un comportamiento obsesivo-compulsivo caracterizado por la preocupación de qué comer y la transferencia de los principales valores de la vida hacia el acto de comer, lo cual hace que los afectados tengan "un menú en vez de una vida".
Extraìdo de una nota de la Lic. Marìa Josè Gonzàles, de
www.Psicocentro.com
Siguiente >>

(*)La Lic. Susana Zurschmitten, es nutricionista.
Es autora de Sanarnos mediante la alimentación y de Sana y Linda de editorial Long Seller.
Colabora con nuestra revista.
Te sugerimos leer la nota del número 13: Prohibido comer¿?

<< Anterior