Número 19 A F U E R A  D E  L A  P A N Z A


Graciela Mendoza, Música/Cantante - Lic. Adriana Penerini, psicóloga.
Podríamos ofrecerles miles de propuestas, todo parece estimularlos, los colores, las formas, los paisajes...el televisor...
En realidad un bebé "se entretiene con cualquier cosa", así dicen por ahí pero si podemos darles calidad, elegir con qué motivarlos, seleccionar en lugar de aturdir, por qué no hacerlo?
Su alma, también está en pañales ...

 

 

Por qué Música?
Posiblemente la música sea una de las disciplinas más factibles de ser pensadas para su abordaje con los bebés, en primera instancia, por sus características preverbales, acordes al estadio en que se encuentran, y en segundo término, por la particularidad perceptiva que implica la audición, desarrollada en los humanos intrauterinamente.

A lo largo del primer año de vida, como es sabido, el bebé experimenta cambios sumamente visibles y no solamente de tipo corporal.
En cierto momento de su desarrollo, son claramente perceptibles las diferencias que se producen en sus posibilidades de relación socio-afectiva, ya no duerme tanto tiempo; busca con la mirada la presencia y compañía del adulto; sonríe ante ciertos estímulos y busca que sean repetidos; emite sonidos en forma de llamada o aprobación de aquello que le resulta llamativo o agradable.

En esta etapa, es sumamente factible el contacto sonoro o lo musical.
Facilitará este contacto la peculiar atracción del bebé hacia los objetos y el mundo de los sonidos.
Tomar contacto con la música, el canto y la danza es vital en esta etapa.

 

Qué Música?
Ya desde el trabajo que hacemos con la panza, la pregunta surge irremediablemente, "Qué Música hay que ponerle?" y cuando los futuros padres lo preguntan, ya creen saber lo que vamos a responder:MOZART!!!
Pero la sorpresa es que no respondemos MOZART sí, ni MOZART no.
Nosotros desde Bebé a Bordo y en el trabajo que hacemos con Gabriel Federico(*1) y en el posterior ya en Música para Mamás y Bebés pensamos que lo ideal es no impostar nada, que sea la música que le gusta a la mamá o al papá o a los dos.
Por supuesto nuestra propuesta se orienta a sonidos nobles, naturales, básicos, que traen ecos de épocas atávicas, porque creemos que es ahí donde nos encontramos con lo más puro y lo más sanador de la Música y que son estos sonidos, los que están tal vez más cerca del almita de cada bebé y de cada mamá reciente con su sensibilidada flor de piel, pero esto no quiere decir que creamos que esta música es la única que SIRVE.
La idea es que la Música se diferencie claramente del juego y el instrumento del juguete, pero que música e instrumento sirvan para jugar para divertir -en el sentido de ofrecer y provocar di-versidad- y que estimulen las mejores cosas de cada uno.

 

Solos o en grupo?
Todos los que habitamos este planeta y tenemos forma humana, sabemos que la música está presente desde tiempos inmemoriales, y que siempre ha servido de apoyo para el encuentro de cada uno consigo mismo, y para el encuentro tribal más a lo lejos o de colectividad más cerca de nuestra realidad.
La música provoca emociones y sotiene el espíritu dándole - a veces sin ser esto conciente- un brillo especial a lo que se siente o fijando un recuerdo o una situación.
Por lo tanto para el bebé, en su primer año de vida y en los venideros, la música no debería transformarse en una materia en el colegio, la música debería ser parte de su materia, integrarse como compañera vital de su cotidianeidad porque estimula, favorece procesos, abre, calma...
Si se tienen la posibilidad de integrar un grupo( *2) esto tiene muchas ventajas que solo el que lo ivivencia puede comprobar, los otros, la gente que está a cargo especializada en cuidar, en guiar,. si no, en casa con momentos prefijados, o en el tiempo libre, o según las ganas.
Una caja con pequeños instrumentos caseros y otros que vayan adquiriendo en ferias o casas de música, si son de construcción artesanal y materiales naturales, mucho mejor, esta caja y un rincón que elijan para esto, pueden ser los aliados para enfocar esa propuesta y que se diferencie de otras.

A animarse!!!
Ni para participar de un grupo, ni para darse ese juego en casa, hay que ser un eximio cantante, ni saber bailar en puntas y con tou-tou.
Solo hace falta poner el cuerpo, la voz, las ganas para que se sume a los nutrientes esenciales de la leche, y de los otros alimentos que el bebé y sus papás consumen a diario, un poco de sabor para el corazón y una caricia para la emoción que tanto nos hacen falta.

 

(*1)Gabriel Federico, es musicoterapeuta, director de Mamisound,
conjuntamente con Adriana Penerini, Coordina en Bebé a Bordo los Talleres de Música para la panza
Si te interesa...

(*2)En Bebé a Bordo
Grupo de Juegos Musicales para mamá y bebé.
Pueden integrarse el papá y/o la abuela.
Están a cargo de Graciela Mendoza conjuntamente con Adriana Penerini.
Si te interesa consultá ..

<< Anterior