¡Fiestas eran las de antes!

Por: Adriana Penerini

Fiestas eran las de antes

Cuando se acercan las fiestas, inexorablemente el año empieza a terminarse y nuestro corazón rebota de una manera distinta… La mirada se vuelve más melancólica, nos parece que esta familia no nos gusta, que esto que somos no nos alcanza… Nunca falta es en nuestro corazón esta idea: “Antes era mejor!” Será cierto? Cómo podemos revertir esa sensación tan profunda para muchos?

Fiestas e ilusión

Cuando éramos niños otros se ocupaban de todo, los papás encargaban los alimentos, peleaban con otros para definir a dónde y hacían cuentas para ver si alcanzaba el dinero para un regalito cada uno. Ellos estiraban el aguinaldo y se esforzaban para sorprendernos con alguna cosa nueva… Nosotros tenemos recuerdos espasmódicos de momentos sueltos y una sensación muy cabal…ESAS ERAN FIESTAS…Eramos más felices…FIESTAS ERAN LAS DE ANTES!!!

Muchos se hunden en una desazón que incluso les impide hacer preparativos con alegría. Lo que muchas veces nos tenemos en cuenta es que la infancia permite esa mirada más amable y esa ilusión más inocente. Rescatar lo que nos gusta, no ver los detalles, ni sentir las tensiones entre los parientes…

Veíamos lo que nos gustaba, los adornos, las vidrieras, nos poníamos felices de saber que TODA LA FAMILIA iba a reunirse… Mirábamos por la calle las luces, escuchábamos los villancicos por todas partes..

Eran las fiestas o éramos nosotros? Mirábamos lo que había o lo que queríamos mirar? Nos preocupábamos por pequeñeces o aceptábamos lo que había con alegría?

La familia UNITA

Nena Navidad

Nos parecía la mejor, la nuestra era una familia genial, la tía con sus collares de cadenas y su tacos…la abuela con su pelo batido en la peluquería, el abuelo con su camisa almidonada, nuestros primos creciendo con su pelos afro…el tío con esos bigotes y su apremio por el trabajo y las horas fuera de su casa, la prima que nunca conseguía novio, los cuñados que no se hablaban y solo se daban la mano por respeto a los mayores, cada familia con sus secretos, su trastienda, su lucha por cuidar algunas formas y sus inconfesables deseos por momentos de salir corriendo hacia otros horizontes…

Cada familia UNIA LO QUE HABIA, pero lo que nunca dudaba ninguno era de esa pertenencia, de esa necesidad de ser del grupo, de no perder el amor de los demás que -aunque a veces menos claramente- siempre estaba allí…para ser “usado” cuando hiciera falta.

Así desde la garantía para un alquiler, hasta un vestido para una fiesta, todo se conseguía en la familia de uno, pero es, porque la familia estaba primero. Hoy las familias han cambiado pero…TANTO CAMBIARON?

Las familias hoy son menos parecidas a aquel modelo pero en el fondo todos pertenecemos a una, nos guste o no…

El cigoto equivocado

Clarissa Pinkola Estée, en su libro Mujeres que corren con los lobos, habla de su teoría de que algunos somos dejados por el Hada de los Cigotos en una casa que no es la nuestra.

El arte, creo yo, no está en parecerse a la familia de uno, ni en que la familia se parezca a quienes somos, sino es aceptar y cuidar de la familia que tenemos.

Ese es el chiste: Es totalmente rara, extrañ,a o no te hace sentir parte de ella? Sorprendete asimilándola, no te escapes, recibila en tu corazón, así COMO ES!

Navidades ensambladas

Muérdago

Hoy recreamos familias luego de divorcios y nuevos casamientos. Mientras escribo esta nota estoy a días de casarme por segunda vez! Y eso es solo motivo de alegría, de trabajo personal, de amor a todo trapo!

No hay que resignarse a que la familia que tenemos NO es como la de antes, ni menos como LAS DE ANTES, las fiestas serán como tengan que ser y nunca sobrará ni faltará nadie…

La familia que construímos es una reconstrucción, todas las partes deben ser parte. No es defectuosa es NUEVA!!! No es como no tenía que ser es justamente como estaba dado que fuera.

Los tuyos los míos los nuestros HOY son mi familia. Los que han partido ya no están, las mujeres que han perdido hijos, o a su pareja…a veces duela la familia…duela.

Como sea y por lo que sea, con costumbres nuevas , chicos enchufados a las redes y bebés de vientres de de otras mujeres…con este mundo cambiado,algún familiar que ha optado por un cambio de identidad sexual o un amigo que se enamoró de otro… las familias son esta familia.

ESTA, la nuestra que puede ser una FIESTA para que las fiestas sean una familia que nos de el cobijo que necesitamos.

Adriana Penerini

Adriana es Escritora, Docente, Psicóloga, especialista en Maternidad, Paternidad, Crianza.Trabaja en sus consultorios de Capital y de Tigre, y actualmente  vía Skype y Wassap,  en la Prevención y Tratamiento de la Depresión Post-parto, en  temas vinculares y de Crianza. Es Psicoterapeuta de parejas. Colabora con diferentes Medios y ha sido columnista de programas de televisión, como lo hizo hasta el 2011 en Mi Bebé. Luego Mi casa es tu casa, Mamá medio tiempo, entre otros. Es autora de "La Aventura de Ser mamá" y de "Las Nueve estaciones del embarazo", es creadora, directora y editora de la revista on-line www.bebeabordo.com.ar , así como de la Marca de Aromaterapia y Bienestar Alma Relax @almarelax en Instagram, en la que trabaja con sus hijas Antonina y Giovanna.
Contacto directo: adrianapenerini@yahoo.com.ar


Nos gustaría que leas

Mamás de hoy

Por: Anette Wyss Gallart  

Mamás orquesta De acuerdo a las estadísticas observadas, y sin pretender ser cat...

LEER

Qué hacer con los hijos en el verano

Por: Adriana Penerini  

Sensación térmica: V a c a c i o n e s Nos pasamos toda la noche durmiendo despi...

LEER

El mundo con otros ojos

Por: M. Soledad Riestra  

  La moneda TIENE OTRA CARA Si esto que acabas de leer te incomoda, te duel...

LEER

Comentarios

COMENTAR