Naturaleza a la mesa

Por: Adriana Penerini

Naturaleza a la mesa

Pensar en la naturaleza, nos hace pensar en comer frutas verduras alimentos frescos. Los habitantes de las grandes ciudades estamos cada día más lejos del árbol. Cada vez son más los productos industrializados en packagings HERMOSOS que adquirimos y consumimos. Se impone un cambio!!!

Comer de todo

Buscar variedad y calidad en lo que ingerimos, nos da una oportunidad no solo de alargar nuestra vida sino de mejorarla ostensiblemente.

Desde la alimentación primera, que es en general la leche materna, nuestra acción de comer se transforma en un acto de comunicación y vinculación con un otro, la mamá y luego con otros, con el mundo de las personas y las cosas.

Comer estimula los sentidos, y no comer con riqueza y abundancia, o comer solo alimentos manufacturados con preservantes y envasados, nos aleja de lo vital, de lo natural, de lo humano.

La forma en que comemos habla de nuestra amigabilidad con nosotros y con el mundo que nos rodea, nos habla de la disponibilidad que tenemos ante la vida, de lo cuidadosos que somos con nosotros, por ende con los otros y el planeta en general.

Comer no es solo ingerir alimentos, para sobrevivir, es situarse frente a aquello que, en definitiva nos garantiza que estaremos vivos, o la forma en que enfermaremos, si no lo hacemos con alegría, variedad calma y respeto .

Para tener en cuenta

1º – Comer variado

El ser humano es omnívoro por naturaleza. Tiene que comer de todo porque cada alimento le aporta nutrientes imprescindibles. Las dietas que evitan una familia de alimentos suelen tener riesgos para la salud, ya que se puede dejar de recibir microelementos imprescindible a nuestra buena salud. Además, la variedad permite aprovechar las sinergias entre nutrientes.

***

2º – Comer con calma

Procura tomarte tu tiempo cuando comas. Masticar bien los alimentos permite ayudar a la digestión y a la liberación de todos los nutrientes. Además, cuando se tarda más en comer, le damos tiempo a nuestro esófago de llevar la comida al estómago, y tenemos la sensación de haber comido suficiente con menos comida, que cuando comemos rápido. Comiendo con tranquilidad comeremos cantidades más adecuadas.

***

3º – Evitar el picoteo

Consumir alimentos fuera de las comidas no permite controlar las cantidades ingeridas, y favorece tanto un consumo excesivo, como un desequilibrio en la dieta. Además el picoteo suele orientarse a alimentos poco sanos, como galletas, papas fritas, entre otros.

***

Frutas y verduras

4º – Comer frutas y verduras

Las frutas y verduras son fuentes de fibra, vitaminas y nutrientes importantes, por eso se recomienda consumir unos 700 gramos al día, o lo que es lo mismo, 5 porciones. Cocinar esos alimentos reduce drásticamente su contenido en vitamina C, tan necesaria para nuestro organismo. Se recomienda al menos una vez al día, comer alguna fruta o verdura cruda.

***

5º – No abusar de las grasas

Reducir el consumo de grasas, y sobre todo intentar consumir grasas no saturadas, es una de las formas de reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Hay que tener mucho cuidado con la comida industrial (platos preparados, galletitas de paquete), que suele contener muchas grasas saturadas. Los aceites vegetales son más sanos que los de origen animal, pero también es importante medir su consumo y variar entre tipos de aceites.

***

Pan

6º – Comer cereales

El pan y las cereales suelen aportar fibras. Además junto con otros productos harinosos permiten aportar los azúcares complejos que abastecen en energía a nuestro organismo de forma duradera. Todo lo que contenga salvado, o semillas directamente es sumamente nutritivo, si se incorporan por primera vez, no hay que hacerlo con todos juntos ni en grandes cantidades, para que el metabolismo los acepte gradualmente.

***

7º – Ingerir lácteos sin excesos

La leche y sus derivados (yogur, queso) contienen calcio, un elemento importante para nuestro organismo, elemental en la etapa de crianza, y hasta los 12 años aproximadamente. Luego en la edad adulta no son verdaderamente necesarios. Hay otras maneras de incorporar calcio, como las semillas de sésamo por ejemplo, y su consumo indiscriminado, puede traer alergias de tipo respiratorias, rinitis, inflamaciones gastrointestinales, y calcificaciones, que pueden favorecer a algunos tipos de cáncer.

***

Pescado

8º – Amigarse con los frutos del MAR.

El más graso de los pescados, es mucho menos graso que la carne más magra. Es mejor comer pescado dos veces por semana, y especialmente los pescados más grasos que contienen Omega 3 (sí, este acido graso que es famoso por salir en anuncios de televisión), ya que fluidifican la sangre y mejoran la tensión arterial. Los pescados a la vez tienen fósforo, que contrarrestan al estrés y sus secuelas sobre la memoria!

***

9º – Beber mucha agua

Es necesario beber un litro y medio de agua al día. Durante la comida, es recomendable beber algo pero poco, y concentrar la toma de líquidos para los momentos entre las comidas. Tener pequeñas botellas de agua filtrada a mano es una manera de medir el consumo cotidiano. El agua a beber tiene que ser potable y limpia. Hay nuevas aplicaciones para celulares que recuerdan la hora de las ingesta de agua extra.

***

Vino

10º – Un consumo moderado de alcohol

El vino tinto tiene algunos beneficios para el sistema cardiovascular, siempre que se tome en cantidades pequeñas (una copa cada día) y que sea de muy buena calidad. Cuando se superan estas cantidades, el alcohol se convierte en un tóxico con efectos nefastos sobre la salud a largo plazo, especialmente sobre el hígado.

***

11º – Sal y azúcar

El exceso de sal y de azúcar es nefasto para el organismo. La sal favorece una mayor tensión arterial a medio y largo plazo. El azúcar aporta calorías vacías, sin aportar valor nutricional, aumentando el riesgo de obesidad, además de desequilibrar nuestro apetito al enmascarar el sabor de los alimentos. Tiene además muy mala influencia sobre nuestra dentadura, generando más caldo de cultivo para bacterias que generan caries.

***

12º – Limitar los platos fritos

Aunque sea con aceite de oliva, la comida frita no es muy sana. Es mejor evitar este tipo de platos.

Moraleja

Teniendo en cuenta la combinación adecuada de estas pautas alimenticias, y dándole a nutrirse la importancia que tiene también sabiendo comprar, contaremos con una salud más fuerte y un ánimo más estable.

Vale la pena aprender a cocinar. Aprender a consumir productos naturales. Acudir a Ferias Barriales, conocer dietéticas y restaurantes naturistas, macrobióticos y de diferentes colectividades.

Probar sabores, una manera de animarse a disfrutar la vida!

 

Adriana Penerini

Adriana es Escritora, Docente, Psicóloga, especialista en Maternidad, Paternidad, Crianza.Trabaja en sus consultorios de Capital y de Tigre, y actualmente  vía Skype y Wassap,  en la Prevención y Tratamiento de la Depresión Post-parto, en  temas vinculares y de Crianza. Es Psicoterapeuta de parejas. Colabora con diferentes Medios y ha sido columnista de programas de televisión, como lo hizo hasta el 2011 en Mi Bebé. Luego Mi casa es tu casa, Mamá medio tiempo, entre otros. Es autora de "La Aventura de Ser mamá" y de "Las Nueve estaciones del embarazo", es creadora, directora y editora de la revista on-line www.bebeabordo.com.ar , así como de la Marca de Aromaterapia y Bienestar Alma Relax @almarelax en Instagram, en la que trabaja con sus hijas Antonina y Giovanna.
Contacto directo: adrianapenerini@yahoo.com.ar


Nos gustaría que leas

Fiestas con alma

Por: Adriana Penerini  

Ultimamente la mayoría piensa en Fiestas y dice “UFFFF…Otra vez!!!” A muchos no ...

LEER

¡Fiestas eran las de antes!

Por: Adriana Penerini  

Cuando se acercan las fiestas, inexorablemente el año empieza a terminarse y nue...

LEER

Intimidad… ¿vale todo?

Por: Adriana Penerini  

¿TODO VALE? Cuando una persona se abre a otra en su intimidad, cuando literalmen...

LEER

Comentarios

COMENTAR